Konèksyon•Connection

INDEX
Main | Haití: El “éxito” del Banco Mundial contra la democracia »
Thursday
Aug012013

La lucha contra el cólera ¿"tapada de mierda"?

Traducción del francés, cortesía Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina

Port-au-Prince, Haití, 24 de julio de 2013 – Debido a la falta de fondos para un plan de 10 años que permita erradicar el cólera, es probable que la enfermedad pase a ser endémica en Haití durante muchos años más.

La bacteria se transmite principalmente a través de alimentos, agua y heces contaminados. Uno de los aspectos clave del "plan de eliminación del cólera en Haití", con un presupuesto de EE.UU. $ 2,2 mil millones, es el financiamiento para el saneamiento a nivel nacional.

La mayoría de los haitianos - cerca de 8 millones de personas - no tienen acceso a servicios básicos de saneamiento higiénico y provisión de agua potable. Los haitianos deben defecar al aire libre, en un terreno vacío en las barrancas y los bancos de los ríos. La región de la capital produce más de 900 toneladas de desechos humanos todos los días, de acuerdo con la UNOPS (Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos).

"Haití es el único país del mundo cuya cobertura de saneamiento se ha deteriorado durante la última década", según el Dr. Rishi Rattan, miembro de Médicos para Haití (Physicians for Haiti), una asociación de médicos y otros profesionales de la salud originarios ​​principalmente de Boston y que trabajan con Zanmi Lasante y otras instituciones en Haití.

Un cerdo se alimenta entre plásticos, residuos orgánicos y excrementos humanos
en uno de los canales de Cité Soleil.
Foto: AKJ/ Marc Schindler Saint Val

"Antes del terremoto y la aparición del cólera, la diarrea era la mayor causa de muerte entre los niños menores de cinco años y la segunda causa de muerte a nivel general de la población. Dado que el cólera es una bacteria transmitida por el agua, y debido a la falta de acceso al agua potable, es probable que se convierta en endémica si no hay financiación completa, de entidades tales como la ONU, para el Plan de Haití para erradicar la epidemia ", dice el Dr. Rishi Rattan en un correo electrónico a Ayiti Kale Je (AKJ).

A partir de la aparición del cólera en octubre de 2010, a través de soldados de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (MINUSTAH), la epidemia se ha extendido rápidamente. Hasta la fecha, más de 600.000 personas ya están infectadas y al menos otras 8.190 murieron, según un informe del Gobierno de fecha 21 de julio de 2013. Casi 3.000 personas se infectan cada mes.

En las provincias, la tasa de mortalidad sigue aumentando. Hoy en día más de 4 por ciento de los infectados mueren por la falta de centros de tratamiento del cólera. Si en enero de 2011 el país contaba con 285 centros, en 2013, son sólo 28. Una vez agotado el financiamiento, la mayoría de las agencias humanitarias que operaban en el sector se retiraron.

Peor aún, uno de los dos grandes centros de tratamiento de excretas construidos después del sismo está ahora cerrado.

La conexión entre cólera y excretas

Desarrollado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el plan contra el aumento de cólera en el cual trabajan los gobiernos de los Estados Unidos y Haití y UNICEF desde noviembre 2012, entre otras cosas enfoca las excretas humanas.

Su objetivo es garantizar que, en 2022, "el 90% de la población tenga acceso y utilice una instalación sanitaria funcional" y que el "100% de las excretas sean tratadas antes de su vertido en el medio ambiente natural."

El componente de saneamiento sólo, costará más $ 467 millones de dólares.

"A través de los datos disponibles, los llamados servicios básicos de saneamiento en todo el país son inferiores al 30 por ciento de lo requerido ", dijo Edwidge Petit, responsable de la entidad gubernamental de saneamiento, la Dirección Nacional de agua potable y saneamiento (DINEPA). "Mientras que en los países vecinos de Haití la cobertura es entre el  92 y el 98 por ciento. "

De acuerdo con las conclusiones de la DINEPA, cerca de la mitad de los hogares en zonas rurales de Haití no tienen letrinas u otras instalaciones de saneamiento. En el área urbana la tasa es de alrededor de 10 a 20 por ciento. Así, canales, ríos, barrancos o cualquier espacio vacío son utilizados como inodoro.

En Cité Soleil, una enorme villa de miseria que forma parte del área metropolitana, algunos miembros de la población todavía satisfacen sus necesidades fisiológicas en el suelo.

"Con respecto a las letrinas, solíamos ir en la de al lado, ¿sabes lo que quiero decir? Es decir, en los arbustos que están ahí ", dice sin rodeos el rivereño  Wisly Bellevue, lo que indica un espacio cercano.

"Cuando los niños sienten la necesidad de ir al baño, los ponemos en el orinal. Ponemos agua en la jarra y una vez terminado vamos a volcar todo en los arbustos ", admite.

Un hombre cruza un puente sobre uno de los canales en Cité Soleil
que lleva residuos a la bahía de Port-au-Prince
. Foto: AKJ / Marc Schindler Saint Val

Otro sistema familiar para los residentes de Port-au-Prince y de otras ciudades de la provincia consiste en letrinas que hay que vaciar de vez en cuando: aseos temporales que se encontraban en cientos de campamentos, para los desplazados del terremoto así como las fosas sépticas y tanques de grandes edificios e instituciones del área metropolitana.

Para las grandes instituciones con sistemas sépticos, hay camiones del Estado, de UNICEF y otros organismos o de empresas privadas, que vacían los tanques sépticos. Entre 2010 y 2011, por ejemplo, las agencias humanitarias fueron los responsables de esta tarea en el tratamiento de sanitarios móviles que se encontraban en los campos de desplazados.

Los que no pueden darse el lujo  de hacer uso de esas empresas de camiones, utilizan un servicio más económico: lo que se conoce en Haití como "bayakou", los carroñeros de los pozos que operan a mano.

Éstos trabajan especialmente en la noche. En general, en el área metropolitana los “bayakou” no llevan excrementos a los nuevos centros de tratamiento DINEPA. Por lo tanto, estos son echados a los ríos, canales y quebradas a pesar de pagárseles las tasas correspondientes. A menudo se deshacen de los desechos humanos en el suelo para el amanecer. Esto se debe a que no quieren ser identificados por el público.

Antes del estallido de cólera, incluso los camiones descargaban su contenido en las quebradas que drenaban el agua de lluvia en el mar. Desde el inicio de la enfermedad, las autoridades están tratando de convencer a las empresas y los bayakou de vaciar su carga en lugares adecuados a fin de no poner en peligro la vida de las personas.

Hacia el final de 2010, DINEPA y el UNICEF han desarrollado un agujero gigante en la zona de Truitier, al norte de la capital, para drenar todos los materiales provenientes de baños portátiles de los campamentos de desplazados y otros lugares. Para ese entonces, un representante de la DINEPA dijo a AKJ que el gran charco de excrementos era "el comienzo de una forma de gestión de los excrementos".

Avances y retrocesos

Desde octubre de 2010 hasta hoy DINEPA y sus socios han hecho progresos considerables en el ámbito de la sanidad. Con el apoyo del gobierno español, el UNICEF y otros, DINEPA llegó a construir dos centros de tratamiento para "aguas negras" (de materia fecal y orina) en el área metropolitana.

Camiones vaciando el “agua negra" en el Centro de Tratamiento de los excrementos
de DINEPA “Morne Cabri”, poco después de la apertura del sitio, al final de 2011.

Fuente: DINEPA 

Uno de los tres estanques de tratamiento del "agua negra" en el Centro de
Tratamiento de excretas de DINEPA “Morne Cabri.” Esta foto fue tomada
cuando el centro fue abierto.
Fuente: DINEPA

La agencia piensa construir otros 22 más. El costo total sería de  159 millones dólares. Hasta hoy, comenzó tres: Morne Saint-Marc, Cayes, en el sur y en el norte en Limonade.

El centro de tratamiento de excretas Morne Cabri, inaugurado en septiembre de 2011 y que costó  $ 2,5 millones de dólares, es impresionante. La nueva instalación "tiene la capacidad de tratar 500 metros cúbicos de excrementos por día, el equivalente a lo que sería producido por 500 mil personas", según DINEPA.

Sin embargo, ya hay una trampa.

Hoy en día el centro está cerrado. Las heces no llegan a él. Las puertas están cerradas. La falta de financiación es una de las razones mencionadas. Las tarifas cobradas a las empresas privadas de transporte de los excrementos no generan suficientes ingresos.

Además, después de la retirada, por la falta de fondos, de las agencias humanitarias que proporcionaban ese servicio en los campamentos, la entrega de los contenidos de los sanitarios portátiles comenzó a ser problemática.

"Los contenedores que antes recepcionaban un 10 a 20 por ciento de basura ahora deben contener de 70 a 80 por ciento", dice Petit. "La estación no fue diseñada para la basura, sino para  tratar el agua y la materia fecal. Nuestras cuencas se han colapsado, bloqueado con tales detritos. " 

Letrinas en el campo de Pax Villa, situada en Tabarre en el área metropolitana,
23 de julio 2013.
Foto: HGW / Marc Schindler Saint Val 

A pesar de la falta de fondos, la DINEPA está decidido a poner el centro nuevamente en marcha.

"Vamos a utilizar el material que el Estado pueda poner a nuestra disposición. Si los encontramos, con sólo 40-50 $ mil dólares, deberían permitirnos hacer la limpieza ", dice.

Ciertamente, el otro centro funciona, pero no sin dificultad. El enigma es: ¿cómo convencer a todas las partes interesadas para que lleven su carga?

Y aun cuando se cumplan los deseos de la DINEPA, todavía se sentirá el problema de la financiación. Las empresas privadas pueden ciertamente pagar, pero nada de esto es seguro para los bayakou. Tal vez por eso los observadores dan testimonio de que siguen vertiendo las heces en arroyos, canales y barrancas.

Frantz Francois es responsable de la limpieza y la jardinería de un centro comunitario en Cité Soleil.

"Los carroñeros que operan de forma manual, lo hacen mal ... sólo del momento que hablamos es posible  caminar por la orilla del canal, y estará limpio. Al día siguiente, apesta. Se vacían el material en cualquier lugar ", señala.

Otro aspecto del plan para la lucha contra el cólera está en la organización de campañas de educación a nivel nacional sobre cómo comportarse con el fin de cambiar "malas prácticas de defecación e higiene." Según Petit, muchas familias que viven en las zonas rurales no creen que la construcción de letrinas, sean necesarias cuando construyen sus casas.

"Tenemos un hábito que se adquirió en los últimos 30 años y es que el individuo sabe que hay otras posibilidades que [como una organización extranjera] le provea del baño", dice Petit.

En lugar de darle a la gente las letrinas y retretes gratuitamente, DINEPA destinará un fondo de  $ 120 millones de dólares para que las familias soliciten un préstamo  y luego construir ellos mismos las letrinas.

Una alternativa

No hay otra institución más allá de la DINEPA que opera en el campo del saneamiento en Haití. Modos de vida sustentables orgánicos integrados (SOIL), es una organización con sede en Estados Unidos, que trata y  convierte los desechos humanos en abono. El producto puede ser utilizado como fertilizante.

Para recoger las heces, SOIL instala inodoros especiales para las personas e instituciones que están dispuestos a pagar una pequeña cuota para asegurar la recolección de materiales cada dos semanas por un camión especial llamado "Cacamóvil" ("Poopmobile" en inglés). SOIL indica que su sistema de retrete "Eco-San" ahora sirve a 24.000 personas en todo el país.

El Centro para la transformación del estiércol de los excrementos en abono, está en Truitier, al norte de la capital, cerca de uno de los dos centros de tratamiento de aguas residuales de DINEPA. Un equipo de tres personas trabaja allí.  Una se ocupa del vaciado de los contenedores que traen el “Cacamóvil” en los montículos que se convierten en abono después de seis meses. Los otros dos trabajadores los limpian para su uso durante la próxima recolección.

Baudeler Magloire, de SOIL, al lado de una pila de bagazo de caña mezclado con estiércol,
en el centro del compostaje SOIL cerca de Truitier, Haití. Después de unos seis meses,
la mezcla se ha convertido en compost.
Foto: AKJ /  Marc Schindler Saint Val

"Hay muchos países que utilizan este sistema. Tales como los de África occidental. Se trata de un nuevo enfoque, como lo es el saneamiento ecológico ", dice Baudeler Magloire, Director de Proyectos SOIL.

Esto no es un enfoque completamente nuevo. El uso de las heces para fertilizar los cultivos se remonta a la antigüedad: los pueblos de China, el Imperio Romano y otras civilizaciones. Los aztecas y los incas también utilizaron heces humanas en su agricultura.

Magloire dijo que su organización no está en contra del sistema lagunar utilizado por DINEPA para el tratamiento de los desechos humanos, pero sus objetivos son diferentes.

"Nuestra misión es asegurar que el material sea reciclado, procesado con el fin de enviarlo a varias partes del país. Allí los individuos pueden comprarlo, vender y usar en la agricultura ", según Magloire.

Plan de Lucha contra el cólera ¿“tapado de mierda"?

Mientras que la Cacamóvil recolecta la materia fecal de 24.000 letrinas en un país de unos 10 millones de personas, tres cuartas partes de la población todavía mantienen prácticas y estructuras insalubres y peligrosas.

El plan de eliminación del cólera en Haití necesita de $ 2,2 mil millones de dólares, mientras que uno para la República Dominicana requiere $ 77 millones más. Para los años 2013 y 2014, Haití está solicitando unos $ 444millones.

El Banco Mundial, el UNICEF y la OPS se comprometieron recientemente a aportar $ 29 millones, y agencias de la ONU otros $ 2,5 millones. Pero, hasta el 31 de mayo de 2013, las sumas prometidas no han superado los $ 210 millones, menos de la mitad de la cantidad necesaria para los dos primeros años.

"Invertir en el aprovisionamiento de agua y saneamiento es fundamental para eliminar la transmisión del cólera", dice Jon K. Andrus, Director Adjunto de la OPS, en una reunión en Washington en la que se anunció dicha donación.

Su director instó a la participación de todos y cada uno.

"El gobierno y sus socios deben encontrar el dinero seguro a la hora de realizar las tareas necesarias. Nuestro objetivo no es sólo la eliminación del cólera, sino que hay que poder brindar la seguridad de que cada hombre, mujer y niño tenga acceso a agua limpia y saneamiento. Estos son entre otros los elementos básicos de la dignidad humana ", dice Carissa F. Etienne, Director Ejecutivo de la OPS.

La ONU debe proporcionar la mayor parte de los fondos necesarios, tan pronto como sea posible, según el Dr. Rattan de Médicos para Haití.

"Se ha reducido la cantidad de dinero que se prometió al principio, y aún no se ha hecho el desembolso", escribe el Dr. Rattan, el 17 de julio 2013 en un correo electrónico a AKJ. "Esto paraliza la capacidad del gobierno de Haití para poner en práctica su plan para salvar vidas. "

Una mujer recibe suero en un centro de tratamiento de cólera en el Hospital
“Agua de Vida”, en Fonds Parisien, Haití, 10 de mayo de 2013.

Foto: AKJ / Marc Schindler Saint Val

En Cité Soleil, Michelene Milford sabe que el plan no es para hoy. Milford vive en una carpa de campaña con otras nueve personas. Su campamento contiene 38 albergues temporales, carpas y enormes casas que son en su mayoría deterioradas por la necesidad de albergar a tanta gente. Estos sobrevivientes del terremoto tienen sólo tres cabinas SOIL para sus necesidades. Antes, solían ir a cualquier parcela vacía.

John Abniel Poliné es su vecino.

"Hay personas que no tienen una ubicación fija para satisfacer sus necesidades fisiológicas. A veces el individuo se ve obligado a utilizar bolsas de plástico para arrojarlas luego en un canal", admite. "A veces, la culpa no es del individuo. Usted debe entender que si la persona tenía un lugar fijo para sus necesidades, no estaría obligada a hacer eso. "

Poliné cuestiona las prioridades que tiene en cuenta el gobierno haitiano y los actores internacionales, en particular, la MINUSTAH.

"Se proporcionan miles de dólares a la MINUSTAH, mientras que la gente de Cité Soleil vive en condiciones infrahumanas", dijo.

El presupuesto de la MINUSTAH para el período 2012-2013 es de $ 648 millones. Esta cantidad es superior en $ 200 millones a la que necesitan Haití y la República Dominicana durante los dos primeros años para sus planes contra el cólera.

Ver también Dossier Número 4

 

Traducción del francés, cortesía Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>